domingo, 20 de noviembre de 2011

También nos cuidamos por dentro...

¡Buenas tardes! ¿Qué tal habéis pasado el fin de semana? ¿Habéis votado? Como todavía nos queda un buen rato para empezar la semana… relájate mientras te cuento como “cuidarte por dentro”.

Como ya sabéis, muchos de los blogs que visitamos, incluido el mío, ponemos el foco de atención en informar sobre productos que nos ponen guapas o nos mejoran por fuera (sea la piel, el pelo, etc…) y a veces olvidamos que mucho de ese brillo que desprende cada uno viene de dentro, y que la piel y todo lo demás, son fiel reflejo de cómo nos sentimos. De ahí que en épocas de agotamiento, tristeza o estrés nuestra piel se resienta, aparezca más apagada, con más imperfecciones, etc…

Nos os voy a hacer un tratado de qué tenéis que comer o no, ni de lo perjudicial que es hacer una vida sedentaria (sin deporte, sea cual fuera) porque no soy ninguna especialista, y por tanto no debo tomar la palabra. En ésta sección os hablaré de algunos productos o alimentos que he descubierto hace un tiempo o que “los especialistas” recomiendan para hacernos sentir mejor y estar sanas, que en definitiva, es lo más importante en la vida.

Hoy quería mostraros el maravilloso mundo del té. Muchas de vosotras, e hipotetizo, “sois fieles al café”…como la gran mayoría de la población. Ni siquiera yo me resisto a pedir un café cuando la ocasión o el sitio lo merecen (en viajes únicamente). Pero en el día a día, disfruto más del té, en todas sus variedades y con todos sus efectos.


Lo primero es lo primero, y debemos saber que todos los tipos de té se obtienen de las mismas hojas, pero la variedad depende de los distintos procesos a los que son sometidos y su grado de fermentación. El color, salvo en el té rojo, no se manifiesta en la infusión.

 Las distintas variedades que podemos encontrar son:

·         Té amarillo: se obtiene parando el proceso entre el té blanco y el té verde, es el gran desconocido y el más preciado.

    También llamado “el té de las cinco dinastías”. En si origen solo estaba destinado al consumo de los emperadores. Es un té ligero y dulce.

    Su licor es del color del jade. Mejora las defensas del organismo y es rico en vitaminas y minerales.







      

       ·         Té verde: Retiene su color natural, ya que no está fermentado.


     Su perfume es delicado y refrescante.

    Con él conseguimos mayor concentración de defensas antioxidantes (es aún más potente que la vitamina C) y ayuda a retrasar el envejecimiento celular.










·         Té azul: “El té marino” se consigue parando el proceso entre el té verde y el té negro. Está compuesto por algas pardas sobre una base de té azul wulong. Su gusto está a medio camino entre el dulzor del té verde y el amargor del té negro.

    Es el más digestivo de todos y s ele atribuye el poder de disolver las grasas, por lo que es muy eficaz contra la obesidad. También contiene propiedades tónicas y es rico en calcio, hierro, yodo y magnesio.





·         Té negro: Es el más conocido y el de mayor consumo. Su gusto es fuerte y profundo.

    En líneas generales suele ser amargo, pero existen tés negros, como el darjeeling, cuyo sabor recuerda a las frutas maduras. Tiene el índice de teína más alto de todos los tés.

    Posee la capacidad de prevenir ciertas enfermedades, según estudios científicos. Es el más astringente y contiene elementos anticancerígenos como el polifenol. Combate el dolor de cabeza y alivia la fatiga.






       ·         Té Blanco: Exclusivamente compuesto por yemas plateadas (agujas de plata),  también se le conoce como “el elixir de la juventud”.

    Su perfume es sutil y fresco a uva madura.

   Gracias a sus poderes antioxidantes previene el envejecimiento. Una taza de té equivales a doce zumos de naranja en contenido de vitamina C.

    Muy apreciado en cosmética por sus propiedades beneficiosas para la piel.











·         Té Rojo: Existen tres tipos:

o    PU ERH: actúas sobre las energías reguladoras de las funciones del cuerpo, baja el nivel de colesterol y consigue resultados sorprendentes en tratamientos de sobrepeso.

   o    Té Rojo de Suráfrica “ROOIBOS”: 100% sin cafeína, con sabor dulce y natural, es el más indicado para los niños. Cuanta con propiedades antidepresivas.

    Por su alto contenido en minerales produce un efecto similar al de las bebidas isotónicas, así que es ideal para deportistas.

   o    Té de Frutos Rojos: Es un té negro de China al que se le añaden frutos rojos como fresas, frambuesas, cerezas y grosellas.

     Es rico en vitamina C y muy digestivo.



Por último os resumo las reglas de oro para tomar un buen té:

1.   Calentar la tetera para que las hojas se abran y liberen mejor su perfume.

2.   Debe ponerse una cucharadita de té por persona y una para la tetera (es decir si somos 4, pondremos 5 cucharaditas de té).

3.   Verter el agua antes de que empiece a hervir, con el fin de que no se pierda oxígeno.

4.   Dejar reposar el té el tiempo recomendado para cada tipo de té: de tres a cinco minutos el té negro, dos el té verde…etc..

5.   La tetera no debe lavarse por dentro, solo debe aclararse con agua.

6.   El té puede tomarse frio o caliente pero nunca recalentado.



A modo de aportación personal: yo suelo tomarme té verde en el desayuno, porque ayuda a activarse, es dulce y antioxidante (además lo recomiendan para problemas de acné). Por la tarde y por la noche me decanto por el té blanco por su suavidad o por el té rojo por su sabor.

 -------------------------------------*-------------------------------------------

Siento el retraso en la publicación de entradas, pero esta semana ha sido caótica (tengo un cursos de lunes a viernes y otro los de fines de semana, por no hablar de médicos y pruebas) espero que me perdonéis..



Bs.


6 comentarios:

Zerchi dijo...

Yo soy más de café (realmente soy una adicta al café), pero siempre me han resultado muy interesantes las propiedades que tienen los distintos tipos de tés. Muy completa la entrada guapa.

Marcos dijo...

Yo que soy mas de café, creo que me has convencido para pasarme al té!
Preciosas fotos!

Arya dijo...

Me ha encantado tu entrada. Lo cierto es que yo sí soy de té, pero sobre todo el té negro por la mañana. Me ha gustado mucho leer que hay tantos tipos de té que sirven para cosas tan distintas. Tendré que probar alguno de ellos. Donde los compras tú? En herbolario?
Un besito!

nathu2309 dijo...

yo sin duda alguna soy de té rojo me apasiona ;)) sobre todo con un toque de vainilla
muy muy útil me ha encanto
besossssssssss

http://castigadaalrincondelpensamiento.blogspot.com/ dijo...

si, casi todo el mundo es mas de café...será que soy rara!coincido con nathu, el te rojo es el que mas me gusta...
y de donde los saco?pues Ayra, tengo de todo un poco, tengo algunos de herbolario, como el mate (del que quiero hacer una entrada aparte), tengo de teterias (hay varias por Alcorcón..), tengo alguno de Hornimas para cuando tengo mas prisa..y muchos son de viajes que hago o que me traen.

gl0bulina dijo...

anda! qué coincidencia jaja las dos somos unas teteras :) pues justo estoy preparando otras entradas sobre los otros distintos tipos de té para publicar más adelante jeje
una entrada muy interesante ^^
un besiño!