martes, 18 de octubre de 2011

Escapada Anti-estrés

¡Buenos días! ¿Cómo ha ido vuestro finde semana?¿intenso o de relax?




Os vengo a contar como ha sido el mío por si alguna quiere hacer una escapadita no muy lejos.

Este finde semana, tras anularlo por motivos diversos (salud, disponibilidad del sitio…) en otras ocasiones, mi chico y yo decidimos alejarnos del “mundanal ruido” de la ciudad y hacer un descanso espiritual en algún lugar campestre y con estilo.



Y tras buscar en páginas y libros sobre casa rurales di con ésta........

¿Cómo la describiría? Realmente una preciosidad. Un sitio con una estética muy cuidada y acogedora, realmente ideal para desconectar. El estilo mezcla lo agradable de lo rural, con el estilo y la personalidad de lo moderno.

Como veréis en las fotos han utilizado tonos blancos para todas las estancias, lo que le da luminosidad y proporciona sosiego y limpieza al alma (por lo menos a la mía…jaja). Las paredes están encaladas para darle ese efecto de los pueblecitos de la costa, los muebles están teñidos de blanco, sean de hierro, como la mesa de forja de nuestra habitación, o de madera, como las mesillas u el propio techo, hecho de tablones de madera maciza.

Han aprovechado para incluir sillones más actuales, de cuero y mimbre, en algunos rincones y pasillos de la casa rural, y han introducido una versión renovada del mobiliario de época (ver el sillón de la habitación).

Tienes detalles realmente originales, como una báscula antigua encima del mostrador de recepción o un conjunto de maletas y arcones de otras épocas a modo de bienvenida justo al entrar.

Los pasillos son angostos y las escaleras hablan por donde pasas. Mucha de las pinturas, frescos  y esculturas que os encontrareis en las diferentes estancias tiene como temática los caballos, cosa que me encantó, pues son unos magníficos animales.



Como veis el comedor tiene no muchas mesas. La disposición en que las veis era para la hora del desayuno, aunque si no recuerdo mal también dan comidas y las distribuyen de otra manera. El desayuno está incluido en el precio de la habitación y te lo sirve uno de los creadores del lugar con mucha diligencia y atención.

Constó de una tostada de gran grosor para cada uno, a elegir con mermelada de fresa o melocotón hecha de forma casera. Además una madalena gigante súper esponjosa y con el toque perfecto de dulzura, que tenéis que probar. Te sirven zumo natural y café (también riquísimo) y puedes repetir de lo que quieras (aunque os digo yo que no os vais a quedar con hambre. Mi chico tiene buen saque y ¡le costó terminarse lo suyo!).

La decoración sigue la misma estética, alacena de color blanco con la vajilla, libros y fotografías en una mesa, cuadros apoyados en la parte inferior de las paredes y tarros gigantes de cristal en las estanterías con frutas desecadas y encaladas del mismo color que lo demás.

La habitación era espaciosa y con una luz increíble. Teníamos una pequeña estancia a la derecha a modo de salón con dos butacas alrededor de una mesa y un escritorio de trabajo, con varios volúmenes de libros de la zona en varios idiomas y folletos, donde si lo necesitáis podéis leer tranquilamente, estar con el ordenador o recibir a alguien.


Había otro sillón en la habitación, como ya os he comentado anteriormente, de inspiración Luis 16, otra mesita, una gran cama para poder ver la televisión y un cuarto de baño que enlaza con un pequeño vestidor, donde pusimos las maletas y podías colgar las prendas.
 Justo en ese vestidor dos grande cestos contenían mantas que usamos para combatir el frío de la noche encima del edredón que ya tenía la propia cama.
 El baño era correcto, de estilo moderno y bastante practico (salvo la iluminación del espejo que venía a ser un pequeño foco a uno  de los lados del mismo que para maquillarme me hizo la vida algo difícil, pues me iluminaba tanto un lado que me veía hasta el más mínimo defecto acrecentado, y por el otro, oscuridad, así que me costaba saber si ambos lados estaban igual tanto en base, correcciones y colorete…).




Tiene un hermoso patio con mobiliario de hierro envejecido y una gran colección de bonsáis de gran tamaño. Una fuente, una escalera y multitud de plantas hacían del sitio un lugar idílico para aprovechar el solecito. Aunque he de decir que lo mejor de ese patio fuñe “su guardián”. Un simpático  Yorkshiere que hacía las delicias de los visitantes. Se deshacía con las caricias hasta el punto de poner patas arriba, ¡una dulzura de perro!. Aquí os dejo unas fotos suyas para que veáis lo guapo que era. No están preparadas. Solía subirse en las sillas y quedarse ahí sentadito cuando no había nadie y justo cuando dejamos la casa rural le vimos ahí y quise hacerle unas fotos.


Y qué deciros del pueblo y sus alrededores. Candelario pertenece a la provincia de Salamanca y está rodeado de montañas cubiertas de bosques. Miréis donde miréis, las vistas son bonitas. El pueblo en sí es precioso, con sus casas blancas y sus balcones y batipuertas de madera, sus calles empedradas, sus fuentes, sus flores…os iré poniendo algunas fotos en el blog para que podáis verlo. Además de tener mucho turismo, la gente de allí es encantadora. El domingo ya de vuelta a Madrid, pasamos el día en Salamanca (habíamos estado allí en uno de nuestros primeros viajes como pareja, hace 6 o 7 años) y está tan limpia, bonita y cuidada como la recordaba. Me dio una pena enorme venirme, es una ciudad que me encanta.

Como digo ha sido un buen finde semana. Ya estamos desearnos irnos de nuevo.

Os dejo la web de la casa rural (http://www.casadelasal.com/) y de Turismo de Salamanca (http://www.salamanca.es/index.aspx?sid=es-ES&id=1) para que os animéis a conocer ambos sitios…¡merecen mucho la pena!

¡Además tienen una oferta especial en la casa rural para pasar el finde semana por 35 euros cada uno y con desayuno incluido!

Bs..

8 comentarios:

Calipso dijo...

madre mía qué maravilla.... ya estoy deseando escaparme a ese sitio!!

Gracias por mostrárnoslo!!

Ironic Woman dijo...

Dios que preciosidad...yo también quiero!!! es un lugar precioso donde perderse y encontrarse, leer y hacer esas cosas que los vicios tecnologicos no te dejan.

Un saludo!

Naoko dijo...

Tenías razón! me ha encantado el sitio, es una maravilla y perfecto para escaparse del mundanal ruido :-) Me lo apunto! que además no queda muy lejos!! Un besote guapa!

Silvibil dijo...

Qué maravilla de casa! menuda pinta tiene, además, en Salamanca se come de miedo.
Tomo nota!!

Un saludo,

http://librosycosasquemegustan.blogspot.com

http://castigadaalrincondelpensamiento.blogspot.com/ dijo...

fue un finde estupendo!!y el sitio muy especial!a veces necesitamos desaparecer unos dias para encontrarnos a nosotros y valorar las cosas buenas que tenemos..y es el sitio ideal para hacerlo!espero que os animeis a ir y me conteis!

LEE LEE MAKE UP dijo...

Dios!!
Que maravilla lo que daría yo por un finde así...
El sitio muy bonito, pero lo mejor el guardián.
Un besote preciosa

Chipy Chop Llevan Gloss dijo...

Todos los años voy cerquita de Salamanca, así que me apunto la casita, que es una preciosidad!
Gracias!
Chipy

Elisa dijo...

Preciosa la casa la verdad... adoro ir a estos sitios no lo negare y no me quejo que he ido hace poquito :)